Por perder la apuesta me corrí en la boca de su mujer